Ir al contenido principal

EN MODO VACACIONES IV - ESTORNINOS

 Realmente no hacemos kilómetros, sino que los disfrutamos. En cada parada, en cada rincón, en cada área de servicio se puede esconder una sorpresa. Ya son varias los restaurantes de carretera que se suman al buen gusto. Al final de este viaje lo hemos podido comprobar en el área de servicio de Ribadavia, dirección Vigo. Un trato sublime y una cocina, aunque sin darle muchas vueltas, bien resuelta.

 De Tossa de Mar a Estorninos, parando a saludar en la capital. Muchas gracias a Nati y Edu por su hospitalidad y a Eric y Michelle por ser tan buenos anfitriones infantiles.

Farol de la casa rural Luz del Tajo en Estorninos.
Patio trasero de uno de los apartamentos de la casa rural Luz del Tajo en Estorninos
 No es la primera vez que estamos en Estorninos, pero cada vez es como si fuese la primera. En su ambiente cercano, en sus paseos nocturnos contando estrellas que ni pensé que existían. En sus carnes, embutidos, quesos. En esa cocina de casa que hace que el gazpacho sea una necesidad y la mormentera un vicio. Que el calor no importa si mojas la cabeza y que el frío, allí, todavía no lo conozco. Pero ya lo conoceré.
La Cantera.



No seria soportable la temperatura veraniega aquí sin siesta o sin las piscinas a las que puedes acceder en 15 min en coche o, en 5 min si decides refrescarte en "la cantera". Una vieja excavación de la que se suministraba la obra del embalse de Alcántara y que excavando y excavando dejaron un agujero lleno de agua y, con un poco de arena......una playa singular como pocas.Y por si esto fuera poco, mientras tomamos la sombra, podemos observar el vuelo de buitres y asomar el pico a alguna cigüeña negra. Como os quedáis?


Calle de la casa rurral Luz del Tajo.


Inmejorable desayuno en el patio de la casa rural.
Amabilidad, simpatía, cercanía y buen gusto pueden ser las palabras que resumen esta pequeña localidad extremeña cercana a Portugal y a Alcántara, que para llegar a esta, tendremos que cruzar su puente romano. Una joya arquitectónica que perdura con el paso de los siglos y hace, todavía más sorprendente este lugar.

Un sitio para conocer y disfrutar. Extremadura me cautiva, cada vez mas.

Saludos mis comilones.