Ir al contenido principal

SEIS MESES NO SON NADA

Es duro estar cerca del abismo y no atreverte a asomarte.
Pero más duro es, quizá, decidir dar el paso y encontrarte con la oscura sensación de que estás solo. Con esa sensación de no estar gritando lo suficiente o con ese pensamiento gris que hace que te creas invisible, insonoro delante de un abismo de gente, delante de una pantalla sin alma que solo te indica números pero no te transmite las sensaciones que les causa lo que escribes. 

Cocina&Me

Tendrán razón los gurús de social media cuando dicen que la mayor parte de los blogs que nacen no duran seis meses?
Les tendré que dar la razón y desistir de mi empeño? Por qué ? Si simplemente estoy escribiendo para mí , para aprender. Si comparto es también para aprender, de los demás y de como funciona esto de las redes sociales. 


Quizá me he dejado embaucar por esas miserables estadísticas. Porque, sinceramente señores gurús, yo no soy capaz de escribir un Post al día. Lo siento, no voy a caer en las garras del SEO y condenarme centrándome en una sola cosa, hay demasiadas opciones para disfrutar que sentarse todo el día delante de una pantalla. 



En Modo Vacaciones: Zaragoza



No me importa quedarme fuera de la XI, XII, XIII concentración de blogueros ( bueno si me importa, porque uno tiene una cierta pizca de egolatría que alimentar) porque esto lo hago para mí y a mi ritmo. No me serviría de nada crear post copiando a los demás, con o sin permiso de los autores. No me sentiría realizado.
En Modo Vacaciones:Estorninos



Me gusta el cuatro, ese número cuatro que a veces se convierte en un cinco, no es uno de esos números cuatro convertibles cualquiera. Es un número cuatro de personas de verdad, que a veces son cinco. Te hablan y transmiten sus sensaciones. Y entonces pienso en lo reconfortante de la situación. Cinco almas que les gusta lo que haces es suficiente para seguir haciéndolo. Es más, cinco almas y la mía propia que todavía tiene ganas de más. De caminar por estos lares aún sin saber muy bien hacia donde...


Saludos, mis comilones.