Ir al contenido principal

CRUMBLE DE FRESA

Por todos es sabido que a quienes nos gusta la cocina y tenemos peques en casa, siempre intentamos hacer algo con ellos, aunque a veces terminemos por tirarnos los trastos a la cabeza o llenos de harina.

Por eso siempre es de agradecer alguna receta que resulte sencilla, rápida y que no ensucie demasiado, para eso ya estamos nosotros.

El crumble es un postre inglés que sugiere una tarta deshecha, porque realmente la masa la lleva encima y no debajo como normalmente estamos acostumbrados.

Por temas logísticos y porque me parecen mucho más cómodos a la hora de ofrecérselos a los comensales con un café o té, sin tener que usar platos ni cubiertos, he transformado el crumble típico en unas tartaletas de crumble de fresa.


Necesitamos:

20 fresas

100g de mantequilla

125g de azúcar

150g de harina

unas gotas de extracto de vainilla

1 lamina de hojaldre fresco. Si tenéis tiempo y queréis hacerlo vosotros en www.galletasparamatilde.com os lo explica fantásticamente.


Vamos allá:


Limpiamos las fresas bajo el chorro del grifo de agua fría. Les quitamos el rabito y las cortamos en trocitos no muy grandes y les espolvoreamos un poco de azúcar para que vayan macerando.















En un bol mezclamos la harina con el resto del azúcar y la mantequilla cortada en daditos (que sean pequeños, ya que la forma de amasar va a ser deshaciendo la mantequilla con la harina) y unas gotas de vainilla (al gusto).

Amasamos todos los ingredientes de tal forma que nos quede una especie de migas, si vemos que se vuelve a juntar los trocitos de mantequilla podemos echar un poco más de harina. Las migas han de quedar sueltitas.



La mantequilla se deshace con la harina y azúcar formando una especie de migas



Cortamos el hojaldre con un molde de emplatar o con lo que tengamos a mano de forma circular y del tamaño del molde que vayamos a usar. 




Engrasamos con mantequilla el molde y colocamos los hojaldres dándoles forma.

Precalentamos el horno a 200ºC.



Con una cucharilla rellenamos el hojaldre de los moldes con las fresas y después echamos las migas por encima cubriéndolas casi en su totalidad.

Metemos los moldes en el horno a 200ºC durante unos 15-20 min.





Y listo.

Esta receta realmente es sin el hojaldre y las fresas puestas en un molde conjunto y las migas por encima. Ese sería el verdadero crumble de fresa.

Es un postre saludable que nos aporta antioxidantes y podemos hacerlo con cualquier tipo de fruta que se nos ocurra.(Ya que la temporada de la fresa es entre enero y junio y a estas alturas será difícil encontrarlas)




Que aproveche mis comilones.