Ir al contenido principal

LO QUE EL VINO UNE....










Y, en algún momento, dijo Sir Alexander Fleming:" Si bien la penicilina cura a los hombres, el vino les hace felices".
Realmente lo que nos hace felices son muchísimas otras pequeñas cosas, y disponemos de herramientas como el vino, para llevar a cabo algunos de esos momentos que cuando los recordamos solemos dibujar una sonrisa en nuestra cara.

El pasado miércoles 25 de octubre participamos en una cata/maridaje de Bodegas Losada D.O. Bierzo, con vinos Godello y Mencía. Instruídos por Agustín y Óscar, de la mano de Néstor y Anabel en Taberna La bastarda.
Si bien somos unos totales ignorantes en la materia, hubo algo que dijo Agustín que me gustó mucho: "El buen vino es el que le gusta a uno". No puedo estar más de acuerdo. Cada uno tiene sus gustos, cada persona percibe los sabores y olores de manera distinta y esto mismo se aplica literalmente a la comida.

Agustín en pleno proceso olfativo.

El vino nos acompaña en momentos compartidos o en ese momento que simplemente necesitamos disfrutar de una copa después de un duro día de trabajo, e n una celebración íntima o una reunión de no amigos que se juntan por una pasión, gusto o idea en común.

Néstor sirviendo una copa de Losada a Óscar, distribuidor en Pontevedra.


En esta ocasión nos hemos reunido nueve personas con la finalidad de aprender de este apasionante mundillo (es nuestro caso) para conocer los vinos que ofrece Bodegas Losada y como realizan sus elaboraciones.




No voy a explicar lo que son los vinos que hemos catado, básicamente, porque metería la pata más de una vez, pero lo que cabe destacar es que ha sido una velada fantástica con unos vinos y platos buenísimos.

Las protagonistas de la velada.


Empezamos con un ajo blanco con almendra, francamente bueno. Lo acompañó un Losada de Godello muy rico que acompañaba perfectamente.


Seguimos con Pájaro Rojo Mencía. Suave pero con ese toque de fuerza que tienen los tintos del Bierzo. Acompañando muy bien a unas croquetas de boletus y trompetas de la muerte que estaban para morirse realmente.



Después un Losada tinto Mecía D.O Bierzo, con más fuerza que el anterior. Hay quién dice que se enamoró de un plato de verduras de temporada.



Y el plato fuerte llegó cuando se descorcho una botella de Losada Viñedos Viejos, precisamente de los más viejos de Europa. Una codorniz con chocolate negro y trigo que estaba realmente impresionante, un plato de los que se te quedan guardados para siempre en la memoria.



Y para el postre seguimos con el mismo tipo de vino pero envejecido siete años en botella. Algo sencillamente asombroso. Una de las características de la Mencía es precisamente la perfecta conservación una vez embotellada. Sabor fuerte, como el resto, que dejaba un buen gusto en la boca ideal para este postre. Leche frita con toque cítrico.





Y por supuesto nos la terminamos y la firmamos. Este es de esos vinos que después de un trago estás pensando en cuando le darás el siguiente.






Creo que nos van a hacer falta más catas en Taberna La Bastarda para interiorizar los conceptos e ir descubriendo vinos tan buenos como los de Bodegas Losada D.O Bierzo.

Muchas gracias a Nestor y Anabel por esta experiencia y mucha suerte en lo que se avecina.








Bebed con moderación mis comilones.